La hidrocefalia es un aumento de tamaño del sistema ventricular asociado a hipertensión intracraneal debido a un desequilibrio entre la producción y reabsorción de LCR3. La colocación de una válvula de derivación ventrículo-peritoneal continúa siendo hoy día el tratamiento primario a largo plazo, y comporta una serie de complicaciones y secuelas sobre todo cuando se colocan precozmente (neonatos).

La obstrucción mecánica del catéter de derivación seguida de la infección constituyen las causas más frecuentes de disfunción valvular (58% y 19%, respectivamente).

Un pequeño porcentaje desarrollan hidrocefalia por alteraciones del drenaje de LCR. El Síndrome del Colapso Ventricular (SCV), también denominado "Slit Ventricle", se describe dentro de las alteraciones de drenaje como aquel derivado del funcionamiento excesivo de la válvula. Se presenta de forma inespecífica con cefalea intermitente e hipertensión intracraneal, y se clasifica según su etiología4.

La característica más típica del SCV consiste en la ausencia de ventriculomegalia en TC (Diapositiva 12), aunque a veces los ventrículos puedan aparecer ligeramente disminuídos de tamaño5. El déficit de LCR condiciona un "agrupamiento" de las estructuras intracraneales y de la fosa posterior, incluso con signos de herniación cerebelosa. Al igual que los ventrículos, el espacio subaracnoideo de la convexidad se halla prácticamente desaparecido, una situación que se parece a la del edema cerebral difuso. Un signo radiológico de riesgo inminente sería la obliteración de la cisterna perimesencefálica6 (Diapositiva 13). En la radiografía de cráneo se puede observar desde el inicio engrosamiento del díploe, esclerosis de las suturas, sobre todo de la coronal, y frecuentemente aumento de las cavidades de los senos paranasales.

Ante la sospecha clínica de disfunción valvular, se demuestra la eficacia de los métodos de imagen en el diagnóstico de la mayoría de las complicaciones derivadas de la colocación de sistemas de drenaje ventricular aun en pacientes paucisintomáticos, permitiendo al médico especialista una valoración adecuada de la situación del paciente.